Angulema antigua, las murallas y la torre Ladent

Edificio Resnier

Se cree que las primeras bases de la ciudad de Angulema fueron puestas en el año 300 antes de nuestra era, como muchas otras ciudades de la Galia romana.  En aquellos tiempos tenía una superficie de 27 hectáreas, que se extendían desde el borde de la meseta hasta las actuales Plaza de Nueva York y Avenida General de Gaulle.

Durante las excavaciones realizadas para construir nuevos edificios se descubrieron bajo relieves, antiguos monumentos y los cimientos de la muralla; actualmente estos hallazgos se encuentran en el Museo de la Sociedad de Arqueología e Historia de la Charente.

De las murallas del lado occidental en cambio no se ha encontrado casi nada, a pesar de que eran las mejores defensas, pero desaparecieron bajo distintas construcciones.  Sin embargo se sabe que la muralla alrededor de la primitiva Angulema estaba flanqueada por torres cuadradas y redondas, y que a lo largo del tiempo se fueron modernizando con nuevas torres y baluartes, y aberturas para los arcabuces y la nueva artillería.

La parte superior de las murallas comenzó a desaparecer gradualmente a partir del siglo XVIIII, y las de la parte occidental a comienzos del siglo XIX, cuando se abrieron logrando una hermosa perspectiva del valle de la Charente.

Sin embargo en 1806 todavía existía parte de la muralla con la torre Ladent, llamada a tener un inusual protagonismo.  El general Guillaume Goué Resnier, nacido en Angulema en 1729, inventó y construyó un dispositivo que lo convirtió en el verdadero precursor del vuelo sin motor: una máquina de volar con alas de alambre, tafetán y plumas.  Probó sus alas lanzándose desde la torre Ladent, que se encontraba en este sector de la muralla.

La máquina de volar fue construida con ayuda de un cerrajero llamado Alexis Piron; el general Resnier se estrelló contra el suelo rompiéndose una pierna, pero consiguió volar unos trescientos metros cruzando el río Charente.  En realidad ya había intentado volar en 1787, y en 1800 envió una carta a Bonaparte con bocetos y descripciones de la máquina de volar.  Murió el 2 de febrero de 1811 en Angulema, tuvo unos funerales en la Catedral de San Pedro y fue enterrado en el ya inexistente Cementerio General.

Actualmente la estación de bomberos de Angouleme lleva el nombre del general Resnier; es un edificio estilo art decó, construido a comienzos del siglo XX y restaurado en el siglo XXI exactamente sobre las antiguas murallas. En un estrecho espacio entre el baluarte norte y el antiguo hospital Saint-Michel, fundado en 1371 y demolido entre fines del siglo XIX y comienzos del XX.

Al este de esta plaza se encontraba el antiguo Ayuntamiento, construido entre 1495 y 1498 con su pequeño campanario con reloj.  Cerca de allí todavía se puede observar una antigua casa, posiblemente del siglo XVII, llamada “Casa de los arqueros de la Atalaya”.

Imprimir

Categorias: Visitas en Angouleme


Deja tu comentario