- Angouleme – hoteles, vuelos y viajes - https://angouleme.sobrefrancia.com -

Los tesoros de la Isla de Espagnac

La Isla de Espagnac es una comuna de la región de Poitou-Charentes, en el distrito de Angoulême. Con sus más de cinco mil habitantes, fue una isla hace mucho tiempo, rodeada por ríos de aguas verdes y dominada por altos acantilados de piedra caliza. La belleza del paisaje enamoró a los romanos, que fundaron aquí la primitiva Spanius o Spaniaci Insula, actualmente la Isla de Espagnac.

La ciudad tiene un indudable sello industrial y comercial, desde las antiguas familias que legaron su escudo de armas hasta las fundiciones de hierro y molinos de trigo y aceite que funcionaron a comienzos del siglo XX y las industrias modernas.

Actualmente forma parte del Gran Angoulême casi constituyendo una ciudad única.  Está conectada con el centro de Angoulême mediante autobuses y tren y tiene una ubicación privilegiada entre las carreteras que conectan Angoulême con París y Limoges.

A pesar de su presente industrial y comercial, la Isla de Espagnac es en realidad una comunidad que combina lo urbano y lo rural, la animación de la ciudad con el encanto de los suburbios. Algunos barrios conservan el paisaje boscoso típico de la Charente. Si algo les resulta familiar, es porque aquí se encuentra Bel Air, un espacio destinado a muestras y espectáculos con capacidad para 7000 espectadores y 5.500 m² para exposiciones. Es considerado uno de los espacios de mayor calidad de toda Francia.

Para saberlo todo acerca de la Isla de Espagnac, lo mejor es recorrerla a pie o en bicicleta. La ciudad ha diseñado tres circuitos para descubrir sus lugares emblemáticos, como el bosque des Mérigots, la iglesia de Saint Michel o la Font Chavin. El bosque de Mérigots es una verdadera joya, uno de los pulmones de Angoulême; se encuentra al oeste de la ciudad y abarca 10 hectáreas. Es muy popular y aquí se encuentra el roble más grande de Charente, con su tronco de casi un metro y medio de diámetro.

La iglesia de Saint Michel, por su parte, se encuentra en el centro de la ciudad antigua; de arquitectura sencilla, un primer edificio fue construido en el año 1110, y el actual a fines del siglo XII. Alberga un tesoro poco conocido: los vitrales de Auguste Laboret, realizados en 1943 con una técnica conocida como cristal, inventada por Godin en 1923. Consiste en adicionar fragmentos de vidrio de forma irregular que permiten una difusión más intensa de la luz. También se puede ver una escultura de piedra que representa a la Virgen y el Niño, de los siglo XV o XVI, de factura rústica, muestra del arte popular.

Foto: vía Isla de Espagnac