Historia de Angouleme

Historia de Angouleme - murallas y fachada de comic

Ciudad ejemplar y representativa del románico en Francia, su estratégica situación histórica entre Bretaña y Normandía, han dotado a Angouleme de un pasado muy interesante del que ha sido mudo testigo sus murallas, construidas durante el bajo Imperio Romano y de las cuales aún se conservan una significativa muestra.

Se conservan restos de asentamientos esporádicos en la zona ya en la Era del Bronce, hacia el 2.000 a.C. por lo que sus origenes oficiales se asientan en época romana hacia el siglo I a.C. cuando el promontorio en el que hoy se alza la ciudad, sobre el valle del Charente, contaba con una fortificación a la que se conocía con el nombre romano de Iculisma. De ese nombre se derivó el actual pues en diferentes etapas sucesivas pasó a conocerse como Egolesma, luego Engolisma, de ahí Angulesme y finalmente Angouleme.

Alrededor de aquella fortificación se fue erigiendo toda una ciudad de modo que hacia finales del siglo III ya podía considerarse ciudad romana cuya principal ruta de comunicación era la Vía Aquitania que unía a Burdeos con Poitiers. Fue en esta época cuando se construyó la muralla que se extendió a lo largo de 2.280 metros.

Poco a poco el cristianismo se fue introduciendo en la ciudad, a pesar de algunas invasiones bárbaras, conviriténdose en sede obispal mientras que administrativamente pasó a depender de la Galia Aquitania.

Fue el Reino visigodo de Tolosa quien dentro de la administración de Aquitania quedaba a cargo de Angulema, y fue bajo su reinado cuando se vio atacada por los francos de Clodoveo I en el año 507 y posteriormente en el 508 cuando en un asedio definitivo pasó a control franco. Al entrar en la ciudad, se derribaron parte de las murallas y se destruyó totalmente la catedral arriana a la par que se levantaron nuevas iglesias.

Pero no acabron ahí los asaltos a la ciudad de modo que en el año 848 de nuevo fue saqueada por los vikingos de Hasting.

No fue sino hasta el siglo X en que la situación se estabilizó, y ya en plena Edad Media se desarrolló en gran medida con un nuevo trazado de la muralla, con la creación de nuevas calles y la construcción de la Catedral de Saint Pierre, el antiguo Castillo de los Condes, la Iglesia de Saint André o la capilla de los Franciscanos. El 18 de mayo de 1204 Angouleme vio recompensado su crecimiento con la carta concedida por Juan I de Inglaterra por el que se confirmaba la creación de la “ciudad de Angouleme”.

A lo largo del siglo XIII y siguientes el tráfico comercial de Angouleme creció gracias a la creación del puerto de Hourneau en el año 1280. El comercio de sal y vino, papel, alcohol destilado, orfebrería y maderas eran sus principales valores.

Entró así en el siglo XVI convertida en un importante centro intelectual y artístico. Angouleme se convirtió en sede del condado de Angulema, creándose la provincia de Angoumois bajo el gobierno de los Valois, rama monárquica de la que descendía Francisco I de Francia. Tal fue su importancia que incluso la actual Nueva York, el día de su descubrimiento fue bautizada como Nueva Angulema.

Desgraciadamente, la segunda mitad del siglo XVI se vio marcada por guerras religiosas en las que se enfrentaron católicos y protestantes. Enel año 1563 la ciudad cayó en manos católicas siendo tomada por el duque de Montpensier, pero cinco años después fue recuperada por los protestantes.

Pasados estos enfrentamiento, Angouleme hubo de levantarse nuevamente, y fue en el siglo XVIII  y XIX cuando comenzó de nuevo a florecer con nuevos paseos y accesos, con barrios más elegantes, con puentes, con la nivelación de las murallas y la reconstrucción de algunas iglesias. En el año 1860 se creó el “Jardín Verde” mientras que Art Nouveau y el Art Decó comenzó a aparecer en algunos de sus edificios.

Angouleme ha despedido el siglo XX y entrado en el XXI con una cara mucho más moderna, ligada sobre todo al mundo del cómic y las artes gráficas que se ven representadas en sus casas y calles con numerosos murales y motivos artísticos.

En Angouleme, ahora, se dan la mano su presente más artístico con su pasado románico medieval para convertirla en una ciudad agradable y, sobre todo, muy tranquila.

Encontrarás más información en: Historia de Angouleme

Imprimir

Categorias: Historia


Deja tu comentario