Qué comer en Angouleme

brioches

Todos sabemos de la elegancia francesa en el arte del buen comer. Quesos y patés son sus especialidad, y cómo no, regado de un buen vino, bebida en la que son auténticos expertos. Sin embargo, cada región tiene su especialidad, ese toque que la hace conocida y que nos obliga a nosotros, los turistas, a probarlo en algún momento de nuestras vacaciones.

Dejando a un lado el vino del que ya os he hablado en otras ocasiones, esta región es famosa por una bebida espirituosa que bien conocemos todos: el cognac. No en vano, Cognac, la ciudad, se encuentra a pocos kms. de Angouleme. Es un vino noble con denominación de origen y destilación doble que ha sabido marcar un espacio natural y crear un nombre propio que prevalece en cualquier región o país donde se elabore. Sin embargo, hay que destacar también los viñedos de Charentes pues su fabricación es tradicional en Francia desde hace cuatro siglos. De hecho, el Pineau des Charentes tiene denominación de origen.

Los franceses no suelen desayunar demasiado fuerte. No es habitual verlos tomar huevos, embutidos o carnes a primera hora del día (aunque por supuesto que los encontraréis en los hoteles). Ellos son más de bollería. Y hay que reconocer que en eso son maestros: croissants, briochés, pan de baguette y tartines (tostadas) es lo más normal para el desayuno francés.

El almuerzo tradicional suele contar con tres platos: la entrada (entrées o también lo leeréis como hors d’oeuvre) suele llevar sopa, ensalada o embutido. El plato principal es a base de carne o pescado que se suele acompañar de pasta o verduras, y en el postre se incluye los quesos de los que tanta variedad tienen.

Por su cercanía al Atlántico la cocina del medio oeste francés cuenta entre sus platos con bastantes productos marineros, comos las ostras (huitres) traidas sobre todo de la isla de Oléron; los mejillones (moules) sobre todo de la bahía de l’Aiguillon y servidas al vapor o en salsa; las vieiras (coquilles St.Jacques) de la isla de Ré o el siluro que se extrae del Danubio.

Entre las sopas son clásicas las sopas de pescado (soupe de poissons) así como las ensaladas con endivias.

La carne de caza suele ser la más solicitada entre las carnes, y sobre todo la de conejo (rex de Poitou). El cordero suele guisarse con vino de Borgoña (es el conocido Boeuf Bourguignon) y también el gallo flambeado con cognac.

Típico del Alto Poitou y también con certificación propia es el melón, exquisito con jamón (aunque el jamón no tiene nada que ver con el que en España comemos, mucho menos curado el francés) y entre los muchos quesos, el de Chévre, propio de la región.

Es caro comer en Francia, hay que reconocerlo, pero si sois de exquisito paladar lo vais a disfrutar sin duda. Comida fina y delicada, aunque yo, particularmente, estaría por apostar que donde más disfrutaréis es en los desayunos por su bollería y sus quesos.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Comidas en Angouleme, Informacion practica


Deja tu comentario